Sepulcro Prehistórico de Huerta Montero. Almendralejo, Badajoz, Extremadura


El Sepulcro Prehistórico de Huerta Motero, es un Dolmen tipo Tholos, construido hace 4.600 años, pertenece a la Edad del Cobre o Calcolítico, periodo situado entre el Neolítico y la Edad del Bronce.

Los rituales funerarios se caracterizan por los enterramientos colectivos en megalitos. Esta tradición aparece en el Neolítico, y en la Edad de Bronce se vuelve al enterramiento individual.

Durante este periodo se produce un aumento de la población. Aparecen nuevas formas cerámicas, como los grandes platos de borde engrosado. La cantidad de hachas y cazuelas en piedra pulimentadas aumentan en los yacimientos. Comienza la deforestación de los bosques para tierras de cultivo y pastos para el ganado. Aparece la metalurgia, se fabrican los primeros útiles de cobre.

La tumba colectiva de Huerta Montero se halla en medio de la Vega de Harnina, que durante el Calcolítico poseía un poblado fortificado con varias lineas de muralla en el "Cabezo de San Marcos" y una aldea a sus pies. Además de pequeñas aldeas más alejadas como la de este sepulcro prehistórico que se encuentra a 2,5 km del poblado principal. Los yacimientos arqueológicos encontrados en la zona, nos atestiguan que ha sido poblada desde el IV milenio a.C. hasta nuestros días.



La tumba colectiva de Huerta Montero se construyó en la primera mitad del tercer milenio a.C. Representa un a evolución del tipo de sepulcro dolménico hacia un modelo de dimensiones más reducidas, donde se aplican nuevas técnicas constructivas desarrolladas durante el Calcolítico, como el tapial y la cubierta de falsa bóveda.

Este sepulcro se diferencia de la mayoría de las tumbas de esta época, por haberse construido en el subsuelo, siendo la falsa cúpula y el túmulo que la cubría las únicas partes aéreas. El carácter subterráneo, permitió que al derrumbarse la bóveda, se sellara todo su contenido, que se ha preservado en buen estado hasta nuestros días. 

Como otras muchas tumbas de la Edad del Cobre, está orientada para que el sol penetre hasta la cámara el día 21 o 22 de diciembre, al amanecer del solsticio de invierno.

Se hallaron las losas que cerraban las puertas del corredor. También se excavaron los restos de 115 personas enterradas, con sus ajuares, que aportan una información muy valiosa sobre los rituales funerarios del momento. Por los huesos de animales animales domésticos vaca, cabra, oveja y perro encontrados en la tumba, posiblemente se trate de una sociedad ganadera.

Rampa escalonada y vestíbulo

Rampa escalonada
Se accede a la tumba por una rampa escalonada excavada en el caleño y la arenisca. Tiene una longitud de 5m y un ancho de 0,9m, con orientación sureste. Los escalones son de factura tosca muy irregulares, y se hacen más pronunciados conforme nos acercamos al vestíbulo.

Vestíbulo
En los últimos 3 m antes de la entrada a la tumba, el suelo continúa descendiendo con una rampa suave. Junto a la entrada tiene dos ortostatos a cada lado. La losa que está apoyada en el muro del vestíbulo, es la que cerraba la tumba.

Zona del corredor

Zona del corredor
El corredor se construyó con la técnica tradicional megalítica,  a base de losas dispuestas en sentido vertical (ortostatos), y techado con losas dispuestas horizontalmente, formando una cubierta adintelada. Tiene 4 m. de recorrido, 9 ortostatos en la pared suroeste y 8 en la pared noreste. Esta dividido en tres tramos, separados por dos puestas, halladas con sus losas. Para los ortostatos y las losas del corredor se usaron piedras más dura, el gneis de tonos rojizos. La altura aumenta según nos acercamos a la cámara.



Cámara funeraria 
Cámara funeraria
La planta de la cámara traza un círculo irregular de 4,40 m x 4,60 m con una altura de 1,5 m. La pared es de tapial, que en su estado primitivo quedaba 2/3 partes oculto por losas de pizarra fijadas con barro. El suelo de la cámara se preparó con un enlucido de barro muy duro, aplicado de forma irregular sobre la arenisca. Encima se arrojaron pequeños trozos de pizarra verdosa. La cámara se cubrió con una falsa bóveda formadas por hiladas de aproximación de piedras. El diámetro de las sucesivas hiladas es cada vez menor, hasta que se produce el cierre de la cúpula. Actualmente sólo se conserva la primera hilada.






Postes de referencia para el trazado de la tumba
En tres agujeros de 20 cm de diámetro hallados en la capa caliza, se conservan algunas piedras que sirvieron para colocar postes de madera. El trazado de la linea que une los tres postes, apunta a la dirección del nacimiento del sol en el solsticio de invierno, orientación muy similar a la del eje longitudinal de la cámara. 



Primer momento de enterramientos
La fecha de C.14 sitúa el inicio de los enterramientos hae 4.650 años, en el III milenio a.C. Aparece toda la superficie de la cámara llena de restos humanos, constatandose a cuatro individuos en posición fetal. Se encontraron restos de 75 inidviduos, 42 adultos y 33 niños o jóvenes. La esperanza de vida era de 23,47 años. Junto a los restos se halló un ajuar rico y variado.



Segundo momento de enterramientos
Por las muestras del C:14 data entre 4.220 y 3.720 años desde el presente. Los huesos se encuentran al fondo de la cámara formando una figura de media luna. Los creneos y huesos más largos se sitúan en la zona central, mientas que los huesos pequeños se sitúan en los extremos. Se encontraron restos de 34 individuos, 23 adultos y 11 niños o jóvenes. La esperanza de vida era de 21,5 años, menor que los individuos de la primera ocupación.






Los trabajos arqueológicos en esta zona se iniciaron a finales del siglo XIX, en el cabezo de "San Marcos", con al excavación por el quinto Marqués de Monsalud del desaparecido dolmen de la Vega de la Harnina. 

La excavación de esta tumba comenzó a finales de 1988, motivada por el descubrimiento de una losa de pizarra desenterrada por un tractor. La excavación duró tres años ininterrumpidamente hasta finales de 1991. En 2009 se retomaron los trabajos para la cubrición, restauración y musealización del monumento. 

En la actualidad, se puede visitar previa solicitud en la Oficina de Turismo de Almendralejo. Se han preparado para las visitas unas pasarelas alrededor del sepulcro y desde las que se puede contemplar toda la estructura. Como le falta la cúpula y el túmulo, se puede observar perfectamente el interior. 

Durante los días del solsticio de invierno en el Sepulcro de Huerta Montero está abierto a primeras horas de la mañana, y cada año acuden más personas interesadas en observar en directo este acontecimiento, en el que los primeros rayos de sol atraviesan la cámara y la dividen en dos partes iguales. En este artículo puedes leer más sobre el acontecimiento. Para participar en esta actividad es necesario contactar con la Oficina de Turismo de Almendralejo.






Lourdes Torres, autora del artículo, en Huerta Montero.



Texto y Fotos© Lourdes Torres. Publicado: febrero/2014


  i   Más Información y enlaces de interés


Mapa de localización:

No hay comentarios:

Publicar un comentario